5 consejos para reducir huella ecológica

El cambio climático es real, pero no irreversible.

Hay mucho pasos que se pueden poner en práctica para salvar al planeta de un cambio climático definitivo.

A continuación tienes 5 consejos para reducir tu huella ecológica:

1. Aprende las 5 R:

Rechazar, reducir, reutilizar, revenir, reciclar

Generar cero residuos es una acción estupenda para contribuir a combatir el cambio climático.

Practicar las 5 Rs de los cero residuos puede ayudar.

Probablemente has oído hablar de las tres Rs: Reducir, Reutilizar y Reciclar. Pero hay dos igualmente importantes.

Desglosémoslas:

  • Rechazar – Evita usar productos de plástico y papel diciendo ‘no, gracias’ y optando por productos reutilizables.
  • Reducir – Reduce tus compras y plantéate que es lo que realmente necesitas.
  • Reutilizar – Encuentra siempre un modo de evitar que un artículo acabe en el vertedero manteniéndolo en buenas condiciones, reparándolo o encontrándole otros usos si es necesario.
  • Revenir – Crea un sistema de compostaje para tus restos de comida o encuentra un centro donde los acepten (como en el mercado o huertos de la comunidad) cerca de tu casa.
  • Reciclar – Recicla adecuadamente cualquier plástico, papel, cristal o metal que llegue a tus manos y que no puedas rechazar, reducir o reutilizar, investigando cuáles son las normativas de tu zona respecto al reciclaje.

Las personas que viven sin residuos hacen todo lo que está en su mano para seguir estas 5 Rs tanto como es posible.

Para más consejos sobre vivir sin residuos, échale un vistazo estos 15 formas de generar cero residuos.

2. Monta más en bici (o patineta) y conduce menos:

Los coches tradicionales producen muchas emisiones, lo cual contamina el aire. De hecho, causan un tercio de toda la contaminación del aire de Europa.

Las toxinas emitidas por los vehículos son también muy peligrosas para la salud humana, teniendo en cuenta que los tubos de escape están a una altura que hace que las personas respiren esas emisiones directamente.

Plantéate a ti mismo/a el reto de conducir menos y de ir más en bici. Ir en bici te obliga a utilizar tu potencia muscular.

Haces ejercicio mientras ayudas al medioambiente.

Además, fabricar una bicicleta requiere mucha menos energía que fabricar un coche.

Si, por lo que sea, no puedes ir en bici al trabajo, ve en el transporte público. Así habrá menos coches en la carretera, lo cual reduce las emisiones instantáneamente.

¡Y evita volar excepto en ocasiones realmente especiales!

3. Ahorra agua y protege las vías fluviales:

Es esencial reducir el uso de agua: hay una cantidad limitada de agua en el planeta y no podemos fabricar más.

Derretirla no ayudará, ya que se convertirá en agua marina. Por eso es tan importante cuidar del agua que tenemos.

Aquí tienes unas pocas formas de ahorrar agua y preservar las vías fluviales:

  • Cuando te laves los dientes, asegúrate de cerrar el grifo mientras te cepillas. No lo dejes correr: ábrelo cuando tengas que enjuagarte.
  • Toma duchas más cortas. Una forma divertida de hacerlo es escuchar una canción de 5 a 10 minutos, y apagar el agua cuando termine.
  • No tires cosas por el inodoro. ¡Tirar de la cadena puede gastar 19-26 litros de agua!
  • Evita jabones y detergentes llenos de toxinas. El jabón y el detergente convencionales contienen ingredientes que contaminan el agua. Cámbiate al jabón natural ecológico.
  • Organiza o participa en una limpieza en tu comunidad local ¡Mantén limpias las vías fluviales y líbralas del plástico!
  • Opta por artículos reutilizables. Muchos artículos desechables consumen muchos litros de agua en su elaboración. Por ejemplo, un rollo de papel higiénico consume 140 litros de agua; un solo pañal desechable consume más de 500 litros.

Hay muchos otros productos como los platos, tazas y servilletas de papel, consumen litros y litros de agua en su fabricación. Por eso cambiarse a productos reutilizables te ayudará a ahorrar agua a largo plazo.

4. Come productos de temporada, locales y más vegetales:

¡Nos encantan los alimentos de temporada!

Los productos están en su plenitud, así que están absolutamente deliciosos.

Intenta comprar la mayoría de la comida de proveedores locales. Los productos animales requieren de una producción más intensiva, y necesitan más agua y recursos.

Basar la mayor parte de tu dieta en los vegetales es más sano y mejor para el planeta.

Comer alimentos de temporada también significa consumir productos locales, lo cual es estupendo para el medioambiente.

Cuando apoyas a los agricultores locales no te tienes que preocupar del recorrido que han tenido que hacer los alimentos hasta llegar a ti.

No tiene que formar parte del tráfico durante días, expulsando emisiones al aire. Llega a ti rápidamente sin contaminar el aire.

¡Lleva contigo algunas bolsas para productos frescos y bolsas de la compra reutilizables y reduce los residuos!

5. Cámbiate a la energía limpia y sostenible:

Puedes ayudar a detener nuestra dependencia de los combustibles fósiles cambiándote hoy mismo a la energía sostenible. Hay tantas maneras increíbles e innovadoras de conseguir energía actualmente.

La energía solar y eólica sólo son unas pocas (aunque las más frecuentes): también están la energía hidráulica y la geotermal.

Aquí tienes varias formas de reducir el consumo de combustibles fósiles:

  • Instala paneles solares en tu tejado: esta es la opción más cara, pero es una buena opción si puedes permitirte la inversión. Habla con un profesional y con una empresa de confianza antes de dar el paso. Puede que incluso te ofrezcan la instalación.
  • Únete a un parque solar comunitario: esto es mucho más viable si dependes de un presupuesto limitado o si tu techo no es adecuado. Los parques solares son remotos y no es necesario que instales nada en tu propiedad. A cambio, verás el ahorro que te supone en cada factura eléctrica.
  • Inscríbete a programas de ahorro de energía: Muchas empresas de servicios están comenzando a ofrecer programas que te ayudarán a reducir tu consumo de energía y ahorrar. Comprueba si la tuya te ofrece alguna ventaja.
  • Reduce el consumo eléctrico: No importa lo que decidas hacer, usar menos electricidad es siempre la mejor opción.
  • Invierte en productos con mayor eficiencia energética y asegúrate de apagar las luces si no estás en una habitación. Desconecta los enchufes si no se están usando.
  • Compra un coche eléctrico: en lugar de comprar un coche tradicional ¿por qué no comprar uno eléctrico? Si se te sale del presupuesto, considera comprar uno de segunda mano.

Si te gustó este artículo, compártelo en tus redes sociales y ¡ayúdanos a salvar el planeta!

¿De qué forma reduces tu huella ecológica? Anímate a comentar :)

Deja tus comentarios