Cómo reciclar residuos electrónicos adecuadamente

Los residuos electrónicos son los residuos sólidos que más rápido están aumentando. Cada año se compran y se tiran más y más productos electrónicos.

Muchos fabricantes siguen creando dispositivos nuevos y “mejores” año tras año. Quieren que sigamos aspirando a una tecnología un poco mejor.

Los modelos viejos se retiran haciendo difícil repararlos o instalar actualizaciones. Es una forma de que sigamos gastando dinero.

Después de todo, ¿cómo podrían generar tantos beneficios si todos nosotros nos aferrásemos a nuestros aparatos durante décadas?

Mucho de esto se debe a la obsolescencia programada.

Una de las mejores cosas que puedes hacer es conservar tus dispositivos electrónicos tanto como te sea posible antes de reciclarlos.

Si necesitas uno mejor, piensa venderlos para ser renovados en lugar de enviarlos a reciclar.

Cuando los dispositivos son renovados, pueden seguir en uso tanto como sea posible.

Por otro lado, cuando necesites un nuevo dispositivo, asegúrate de comprobar el mercado de segunda mano. Podrás ahorrar muchísimo dinero.

¿Qué son los residuos electrónicos?

El término residuo electrónico se aplica generalmente para hablar de cualquier equipo electrónico que ha alcanzado el fin de su vida útil, pero no hay una definición clara de lo que son los residuos electrónicos.

Aunque lo solemos asociar con los ordenadores, impresoras y cables de alimentación, también se aplica a electrodomésticos.

Sin embargo, no hay una definición para residuo electrónico, así que si los electrodomésticos son o no técnicamente residuos electrónicos está por ver.

¿Estás seguro de que es un residuo electrónico?

Levanta la mano si tienes al menos un teléfono móvil cogiendo polvo en un cajón.

De hecho, las familias de media tienen 3 móviles – y a menudo tiene muchos viejos teléfonos en armarios y cajones.

Incluso si piensas que tus viejos móviles están rotos o han sido dañados por el agua, es probable que aún puedan repararse.

Así que, una de las formas más fáciles de separarte de tus dispositivos (¡y evitar los residuos electrónicos!) es venderlos y conseguir algo de dinero.

¡No los tires a vertederos!

Si tus dispositivos no fuesen apropiados para la venta, recuerda: los residuos electrónicos NUNCA deberían ir a un vertedero.

Los residuos electrónicos contienen materiales tóxicos y peligrosos como mercurio, plomo, cadmio, berilio, cromo y retardadores químicos de las llamas que son especialmente peligrosos cuando se filtran en el suelo y el agua.

Los residuos electrónicos están llenos de valiosos recursos.

Los residuos electrónicos también contienen valiosos metales preciosos como el oro, el cobre, plata y minerales raros. 

Estamos esquilmando la Tierra a un ritmo muy rápido y se usan minerales poco frecuentes y no renovables para hacer dispositivos electrónicos.

Así que es importante para el futuro del sector averiguar cómo podemos reciclar y reutilizar lo que tenemos.

No todo el reciclaje de residuos electrónicos es igual.

Según la ONU, hasta un 90% de los residuos electrónicos se tiran ilegalmente, lo cual representa un riesgo medioambiental tremendo.

“Los residuos electrónicos son, a nivel global, el residuo peligroso con el que más se comercia en el planeta,” dijo Jim Puckett, el director ejecutivo de la Basel Action Network (BAN).

La Basel Action Network es una organización sin ánimo de lucro que trabaja para regular las exportaciones de residuos electrónicos desde sociedades industrializadas a países en desarrollo.

Algunos “recicladores” tirarán los residuos electrónicos en lugares en desarrollo de África y Asia, donde no cuentan con procesos de reciclaje apropiados. Los trabajadores se ven forzados a romper los aparatos y quitarles todos los metales preciosos. En algunos lugares se recupera el oro bañando los circuitos impresos en ácido hidroclorídrico.

Con pocas o ninguna regulación medioambiental, estos materiales nocivos se dejan por ahí, lo que perjudica a los trabajadores, al agua, el suelo y toda la comunidad circundante.

La mejor manera de reciclar los residuos electrónicos:

La mejor forma de reciclar los residuos electrónicos es encontrar un “Punto limpio” de residuos electrónicos. Puedes usar este enlace para encontrar un punto limpio cerca de ti.

Buscar un punto limpio es la mejor forma de reciclar tus dispositivos. Sabrás que los van a reciclar y no tendrás que preocuparte de la venta ilegal y de los riesgos sociales ni medioambientales.

Reduce, recicla y repara:

Pero, para reiterar lo que ya hemos dicho, antes de plantearnos reciclar, ¡hay que intentar reducir la cantidad de residuos electrónicos que tienes en primer lugar!

Una de las mejores formas de empezar es reparar lo que tienes.

Céntrate en reducir la cantidad de dispositivos electrónicos que compras.

Cuando los compres, trata de comprarlos de segunda mano. Y conserva lo que tienes tanto como sea posible, reparándolo cuando sea necesario.

¿Te ha resultado útil el post? ¿Te gustaría que habláramos de otras formas de reciclaje? Deja tus comentarios y sugerencias más abajo, así nos ayudarás a mejorar.

Deja tus comentarios