Guía completa para vivir sin plástico

El plástico se ha convertido en uno de los materiales más dañinos para nuestro entorno.

Desde la contaminación de los océanos y los daños a la fauna, a permanecer durante décadas en los vertederos sin descomponerse, este material está teniendo efectos devastadores a corto y largo plazo en nuestro planeta.

Las principales culpables son las empresas que fabrican estos productos. El plástico es barato, asequible y fácil de moldear, no es de extrañar que su uso esté tan generalizado.

Nuestra sociedad se ha hecho cada vez más dependiente de los productos plásticos, por lo que hacer el cambio hacia vivir con menos plástico (y finalmente sin él) puede suponer un reto.

Para ayudar a quienes desean una vida sin plástico a tomar la dirección adecuada, hemos decidido elaborar esta guía para reducir tu uso del plástico. Piensa en ello como una “hoja de ruta” para conseguir vivir sin plástico.

Esta guía te informará de cómo es vivir sin plástico, como adaptar la vida sin plástico a tu presupuesto, cómo minimizar el plástico en las áreas más importantes de tu vida y mucho más.

Usa los siguientes enlaces para navegar por cada sección o ve hacia abajo para empezar desde el principio.

Inspiración De Otras Personas Que Viven Sin Plástico

Cuando se emprende el viaje hacia una vida sin plástico, nunca se está solo. Hay mucha gente que está de camino hacia una vida con menos plástico para ayudar a reducir su efecto en el medio ambiente. Sin embargo, la transición a vivir sin plástico no es necesariamente algo fácil. Para que te inspires, aquí tienes algunos ejemplos de personas que viven vidas libres de plástico:

The Rogue Ginger

Erin Rhoads (conocida como “The Rogue Ginger“) lleva viviendo sin plástico desde julio del 2013.Ha encontrado alternativas sin plástico para las compras, la cocina, el maquillaje, la moda y artículos de viaje sin generar residuos.

Su incursión en la vida sin plástico empezó con Julio Sin Plástico, una iniciativa global que anima a la gente a vivir cada mes de julio sin utilizar plásticos desechables.

A través de esta experiencia, aprendió sobre los efectos dañinos que tiene la contaminación de plástico en nuestro planeta y algunos otros problemas derivados de nuestros residuos.

Esto la inspiró a decidirse por la transición total y lleva desde entonces ayudando a la gente a hacer lo mismo.

Beth Terry

En junio de 2007, Beth Terry leyó un artículo mientras se recuperaba de una operación. En él vio una foto que cambiaría su vida — el cadáver de un pájaro con su abdomen lleno de tapones de botella de plástico, encendedores, un cepillo de dientes y otros residuos.

Esta alarmante foto hizo que Beth se replantease sus propios hábitos de consumo. Esa semana, se comprometió a dejar de comprar plástico nuevo.

Ahora lleva uno de los blogs más populares sobre vivir sin plástico, Mi Vida Sin Plástico, donde comparte los resultados de su investigación sobre las alternativas al plástico y cómo es su estilo de vida.

También ha escrito un libro y contactado directamente con empresas para animarlas a llevar sus negocios de una forma más sostenible.

Creando Su Propio Camino

Al igual que Erin Rhoads, Lindsay Miles también comenzó su viaje hacia una vida sin plástico durante el Julio Sin Plástico. Pero su cambio de mentalidad se aceleró tras ver el documental, Bag It!. Se puso manos a la obra y “se convirtió en un ejemplo del cambio que quería ver.”

Empezó a observar cómo otras personas vivían sin plástico y a pensar en las cosas que podía aplicar también a su vida. Empezó a conectarse con otras personas y a compartir lo que iba aprendiendo en el proceso. Esto la llevó de un planteamiento de vida libre de plástico a una de cero residuos, minimalismo y más.

Lindsay enseña con su ejemplo que empezando poco a poco puedes llegar a hacer grandes cosas.

Lo Más Difícil de Vivir Sin Plástico

Si vivir con menos plástico fuera fácil, todo el mundo lo haría. Todos sabemos a nivel racional lo dañino que es el plástico para el medio ambiente, pero está tan omnipresente en nuestras vidas que sustituirlo puede ser difícil.

Aunque realmente queremos que todos los que lean esto hagan el cambio hacia una vida con menos plástico, también queremos ser tan honestos como sea posible acerca de cómo es este estilo de vida.

Vivir sin plástico puede ser una transición difícil, pero todos los que lo están haciendo pueden decirte que también es muy gratificante tanto para ti como para el planeta.

1. Encontrar productos alternativos

Una de las partes más complicadas de vivir sin plásticos es encontrar productos que sustituyan a todos los que contienen plástico. Esto incluye productos hechos de plástico y productos embalados en plástico.

Cuando empiezas a analizar los productos que compras, verás que una cantidad alarmante de ellos vienen en embalajes de plástico o están total o parcialmente fabricados de plástico. Esto no sólo refleja lo significativo que es este problema para nuestro medio ambiente, sino que significa que te llevará algún tiempo vivir sin plástico.

2. Hacer tus propios productos alternativos

A veces no podrás encontrar la alternativa concreta a tus productos de plástico. Aquí es donde entran los productos hechos en casa.

Puede que necesites elaborar tus propias lociones, cultivar tus propias frutas y verduras y fabricar algunos otros productos alternativos.

3. Estableciendo y manteniendo el hábito de vivir sin plástico

Es fácil comprar y utilizar productos de plástico. Reemplazarlos puede resultar un poco más difícil.

Así que, naturalmente, puede ser difícil establecer y mantener el hábito de vivir sin plástico, ya que volver a los viejos hábitos parece lo más fácil.

Sólo con comprometerse a llevar una dieta saludable y una rutina de ejercicios, los beneficios de vivir sin plástico son tan profundos que hacen que mantener el hábito merezca la pena.

4. Mantenerlo pese a las presiones de amigos, familiares, etc.

La mayoría de la gente que empieza a vivir con menos plástico no puede prever esto, pero es algo muy real que ocurre al cambiar tu estilo de vida. Puede haber presiones de gente de tu círculo social para comprar productos de plástico cuando sales con ellos. Puede que no comprendan del todo por qué estás intentando vivir con menos plástico, así que no se lo tomarán tan en serio como tú. Al ser gente cercana, esta presión puede resultar incómoda. Pero siempre que recuerdes por qué estás realizando este cambio a una vida sin plástico y te mantengas fiel a él, te acabarán respetando por ello.

5. No te preocupes por ofender a la gente con tu cambio de estilo de vida

Cuando la gente ve que otros llevan un estilo de vida diferente, automáticamente lo comparan con el suyo propio. Si sienten que estás tratando de ser “mejor” que ellos de algún modo, se pueden sentir ofendidos cuando te mantengas firme en cuando a tus límites y te niegues a usar productos que contengan plástico.

No permitas que esto sea un obstáculo en el estilo de vida que quieres llevar. No estás haciendo nada para ofenderlos, así que es su problema. Sigue viviendo cómo sientas que debes hacerlo.

Lo Mejor De Vivir Sin Plástico

1. Vas a tener un impacto positivo en el planeta

Al vivir con menos plástico, estás teniendo un impacto positivo en nuestro planeta ahora mismo y a la vez estás creando un futuro mejor para las generaciones siguientes.

Según aumente la gente que quiere hacer este cambio, este impacto crecerá de forma exponencial, contribuyendo a limpiar nuestros océanos, reducir los residuos de los vertederos y minimizar los efectos del calentamiento global.

2. Estás dándole ejemplo a la gente que te rodea y a los que te admiran

Vivir sin plástico es una causa justa. No importa dónde vivas o lo que hagas, la salud de nuestro medio ambiente nos afecta a todos por igual y estás ayudando a crear un planeta mejor para todos los que vivimos aquí.

Esto les da un gran ejemplo a los que te rodean, especialmente a la gente que te admira. Estás sacrificando tu comodidad por el bien de la humanidad y para las generaciones futuras.

3. Puedes inspirar a otros a que hagan también el cambio

Una persona que vive con menos plástico no va a suponer un gran impacto. Pero si una persona puede servirle de inspiración a otra y esa persona inspira a más gente, y esa gente a su vez inspiran a otros a hacer el cambio, entonces se pone en marcha un efecto dominó que crece para dar lugar a un impacto mucho mayor.

Al elegir este estilo de vida y compartirlo abiertamente con otros, inspiras a los demás a empezar a ser más conscientes de su propio impacto medioambiental y de los problemas globales que rodean al consumo de plástico.

4. Te unes a una comunidad global de gente a quien le importa el futuro de nuestro planeta

La comunidad sin plástico está extendida por todo el mundo sin importar la cultura, la edad, el sexo ni la religión.

Al vivir sin plástico te estás uniendo a una comunidad de individuos que se apoyan entre sí y que tienen los mismos objetivos y comparten la misma filosofía.

5. Has conseguido algo de lo que estar orgulloso

El estilo de vida sin plástico puede suponer un reto, así que conseguirlo es algo de lo que estar orgulloso. Has hecho un cambio que la mayoría de la gente no está dispuesta a hacer o aún no es capaz de hacer y eso te convierte en uno de los pioneros que ayudan a iniciar un cambio masivo que afectará al impacto que tenemos sobre nuestro planeta.

6. Aumento de la salud y la vitalidad

A mucha gente se le olvida que uno de los mejores “efectos secundarios” de vivir sin plástico es, en nuestra opinión, una gran mejora en tu salud y tu vitalidad física. Esto se atribuye a menudo al hecho de que vivir con menos plástico a menudo significa comer alimentos más frescos y menos comida procesada y comida basura. Incluso se suele perder algo de peso cuando se tiene algo de sobrepeso tras hacer el cambio a una vida sin plástico.

Los 3 Mitos Más Comunes Sobre Vivir Sin Plástico, Desmentidos

Como pasa con cualquier estilo de vida, los que no se han decidido aún sobre ello. Estos mitos pueden impedir que la gente se decida a dar el paso.

Estos son 3 mitos sobre vivir sin plástico que no tienen fundamento:

Mito nº1 – Tienes que tirar todo el plástico que ya tenías

Esta es una de las razones de más peso de por qué la gente que desea vivir sin plástico duda a la hora de dar el paso. Ven todos los artículos de plástico que usan cada día y se preguntan cómo podrán sustituirlos.

Esta es la cuestión:

¡No tienes por qué sustituirlos todos de inmediato!

Tan sólo tienes que dejar de comprar productos de plástico nuevos.

En primer lugar, el plástico que tiras va a terminar en un vertedero o dañando el medioambiente. Así que si está en tu casa y cumple su función (y es un producto de plástico seguro), entonces está mejor donde está.

La clave es no comprar productos de plástico nuevos. Estos son los artículos para los que necesitarás encontrar alternativas si son absolutamente necesarios.

Mito nº2 – Tienes que empezar a vivir 100% libre de plástico inmediatamente

El plástico se ha convertido en una parte básica de la vida de mucha gente, así que vivir sin plástico es todo un reto.

Para realizar el cambio, necesitas establecer el hábito de vivir con menos plástico. Los hábitos te permiten continuar con un comportamiento durante un período más largo de tiempo. Puede convertirse en algo automático (como lo es ahora tu hábito de usar plástico).

Pero, como todos los que hemos tenido una resolución de Año Nuevo, si te lanzas y no puedes mantenerlo, ese hábito nunca se formará y volverás a tus antiguas conductas.

Así que no tienes que dejar de vivir con plástico al 100% inmediatamente. La mejor forma de hacerlo es poco a poco y paso a paso.

Empieza con los objetos que es más fácil sustituir y sigue a partir de ahí.

Esto te ayudará a establecer la mentalidad y el hábito de vivir sin plástico y no sentirás que te supera.

Mito nº3 – Todos los plásticos están excluidos

Si necesitas un plástico por cuestiones de salud y bienestar, necesitas tomar la decisión que sea mejor para tu salud. No la arriesgues porque la medicina que necesitas viene en un bote de plástico.

Llegados a este punto, puede que sea necesario hacer excepciones.

Las excepciones que deban hacerse dependen de ti en último término. No te preocupes de lo que otros puedan pensar de ti. Se trata de tu vida y de tu salud. Necesitas hacer lo que sea mejor para ti.

Cómo Asegurarte de que Una Vida Sin Plástico Se Adapta a Tu Presupuesto

Una preocupación que muchos tienen antes de lanzarse a una vida sin plástico, es si encajará con su presupuesto

¿Van a ser más caros los productos alternativos? ¿Qué pasa si no se adapta a mi presupuesto, cómo podré vivir sin plástico entonces?

Afortunadamente, vivir con menos plástico puede resultar asequible. Aquí tienes algunos consejos para asegurarte de que este estilo de vida se adapta a tu presupuesto:

En primer lugar, cuando busques productos alternativos, compara los precios con lo que solías comprar. Si tienes que ajustarte a un presupuesto, elige el que tenga un precio más parecido al que contiene plástico.

Además, busca cupones y descuentos online para productos sin prácticos. Puedes buscar “cupón” en Google + el producto que buscas para encontrar ofertas.

Cultivar y fabricar tus propios productos puede resultar más barato que comprarlos hechos. Por ejemplo, las semillas de verduras son mucho más baratas que comprar las verduras y pueden ser más sanas si no usas pesticidas y fertilizantes.

Si vivir sin plástico supone un peso para tus finanzas, intenta encontrar otras áreas de tu vida en las que puedas recortar gastos:

  • Suscripciones que no usas o que usas muy poco (como revistas y servicios online).
  • Identifica hábitos de compra poco saludables que puedas eliminar.
  • Monta en bici o usa otro medio de transporte para reducir el uso de combustibles.
  • Usa menos gas, electricidad y agua para reducir tu factura de estos servicios.

Vivir sin plástico no tiene por qué ser caro. De hecho puede ser más barato y mejorará tu salud y la de tu familia.

4 Recursos para Encontrar Productos Libres de Plástico y Ecológicos

Una de las partes más difíciles de vivir con menos plástico es encontrar productos ecológicos libres de plástico.

Muchos productos que vienen en envases de plástico necesitan sustituirse con frecuencia, como lociones y alimentos. Encontrar alternativas sin plástico para estos productos puede ser un lío.

Para ayudarte a encontrar estas alternativas, aquí tienes cinco recursos para ayudarte a encontrar puntos de venta sin embalajes, sin plástico y ecológicos:

1. Página de Proveedores de Productos de Mi Vida Sin Plástico

Esta página está actualizándose constantemente con multitud de proveedores que ofrecen productos a granel y libres de plástico. Es un estupendo punto de partida.

2. La lista de Onya de 48 Productos Ecológicos

Hemos elaborado una lista de 48 productos ecológicos. Esta lista incluye ropa, tazas de café, botellas, artículos domésticos, de camping/viaje, joyería, compras y mucho más.

3. La tienda de Una Vida Sin Plástico

Una Vida Sin Plástico ha creado una tienda llena de artículos sin plástico.

4. Los Recursos de Compras de Julio Sin Plástico

Julio Sin Plástico es un movimiento maravilloso y están creando una tienda en el oeste de Australia con vendedores que te ofrecen sus artículos.

Esta lista cuenta con una tonelada de alternativas a los productos cotidianos que contienen plástico. Si puedes acceder a la tienda en tu zona, podrá darte al menos algunas ideas sobre cómo sustituir algunos de los productos que usas.

Los 10 Primeros Pasos que Cualquiera Puede Dar Hacia una Vida Sin Plástico

Empezar un hábito nuevo suele ser lo más difícil. Después todo va sobre ruedas una vez que te involucras más y más.

Para ayudarte a empezar lo antes posible, aquí tienes los 10 primeros pasos que cualquiera puede dar hacia una vida sin plástico:

Empezar un hábito nuevo suele ser lo más difícil. Después todo va sobre ruedas una vez que te involucras más y más.

Para ayudarte a empezar lo antes posible, aquí tienes los 10 primeros pasos que cualquiera puede dar hacia una vida sin plástico:

1. Usa bolsas reutilizables cuando vayas de compras

Esta es una de las cosas más sencillas que puedes hacer.

Sólo tienes que coger 3-4 bolsas reutilizables cuando vayas de compras. Esto eliminará inmediatamente todos los residuos de tus bolsas de plástico.

2. Identifica los productos que compras que contienen plástico

Haz una lista de los productos que compras que contienen plástico. Es el primer paso para encontrar alternativas al plástico.

3. Elige los tres productos más fáciles de reemplazar

Después elige los tres productos más fáciles de reemplazar y haz un plan para comprar alternativas.

4. Pon por escrito las razones de cambiar a una vida sin plástico

Esto lo hará más real. Después pon esta lista donde la veas a menudo para que funciona como un recordatorio.

5. Empieza a usar una taza de café reutilizable

En vez de usar una taza de café desechable de la cafetería, empieza a usar siempre una taza de café reutilizable.

6. Empieza a usar una botella reutilizable

Usa una botella reutilizable (preferentemente de acero inoxidable) o de cristal, en lugar de usar plástico.

7. Comidas congeladas

Muchas comidas congeladas vienen en envases que contienen plástico. Elimínalos y reducirás tu consumo de plástico de forma drástica, además de comer más sano.

8. Date una vuelta por el mercado de productos frescos

Date una vuelta por el mercado de productos frescos para ver qué tipo de productos ofrecen y sus precios – A menudo los precios del mercado son los mismos o mejores que los de los supermercados, y el producto se mantiene fresco más tiempo, ya que está recién recolectado.

9. Usa pastillas de jabón

Esta es otra alternativa fácil. Usa pastillas de jabón en lugar de usar jabón de manos líquido.

10. Únete a una comunidad de gente afín

Encuentra una comunidad local o una online de otra gente que viva sin plástico. Esto te proporcionará apoyo y un lugar donde formular preguntas cuando lo necesites.

Cómo Minimizar el Plástico en las Áreas Más Importantes de Tu Vida

A esto se reduce todo:

Minimizar el plástico en tantas áreas de tu vida como sea posible.

Puede que suene como una tarea abrumadora, pero afortunadamente hay muchas formas de hacerlo. Aquí tienes varias formas de minimizar el plástico en las áreas más importantes de tu vida:

Compras

1. Compra con bolsas de la compra y de productos frescos reutilizables

Esto eliminará inmediatamente tus bolsas desechables.

2. Compra productos no perecederos en grandes cantidades

Comprar en grandes cantidades reduce la necesidad de ir a menudo a la compra y reduce la cantidad de plástico en la producción de cada artículo comprado.

3. Compra pan del día de panaderías locales (en una bolsa del pan reutilizable, de papel o sin envoltorio)

Esto elimina el envoltorio de plástico del pan comprado en la tienda y contribuye a apoyar el comercio local.

4. Compra leche en botellas de cristal retornables

Muchas tiendas de productos lácteos ofrecen ahora su leche en envases de cristal retornables. Suele encontrarse más en supermercados alternativos que en las grandes superficies.

5. Compra en el mercado de productos frescos

Los mercados de productos frescos son tesoros escondidos de productos saludables y recién recolectados.

Si acabas necesitando comprar productos en embalajes de plástico, reutiliza el envase cuando vayas al mercado de productos frescos.

6. Compra cerveza y bebidas alcohólicas en botella y/o envases recargables

Guardar viejas botellas y hacer tus propias bebidas como cerveza o Kombucha es una forma estupenda de reducir los residuos que se producen al usar una botella de cerveza una sola vez y reciclarla.

7. Cultiva tus productos y/o haz que te los envíen a casa sin embalajes de plástico

Cultivar tu propio producto puede ser una alternativa más sana que comprarlo en la tienda. También hay empresas que envían productos frescos y orgánicos a tu casa en un envase sin plástico.

8. Compra vino en botellas de cristal y corcho natural

Accediendo a páginas web como Corkwatch desde tu smartphone puedes averiguar si el vino que piensas comprar tiene corcho natural o no.

9. Lleva tu propio envase cuando compres carne o queso

El tendero puede simplemente deducir el peso (llamado tara) del envase cuando hagas la compra.

Consumo de Alimentos

1. Llévate utensilios y envases reutilizables al trabajo

No quieres verte de repente en una situación en la oficina donde sólo puedas usar utensilios de plástico que se tiran inmediatamente después.

2. Lleva tu almuerzo y otras comidas en un envase reutilizable

Esto elimina la necesidad de tirar tu envase tras su uso.

3. Lleva tus bocadillos y aperitivos en envoltorios reutilizables

Un envoltorio para el almuerzo reutilizable es una estupenda alternativa al plástico y es más ligero que un envase de cristal o de acero inoxidable.

4. Usa tu propio envase reutilizable para llevar comida y para los restos

Empresas como Onyx Containers tienen unos envases alimentarios de acero inoxidable preciosos

5. Usa tazas de café y botellas reutilizables

Este es uno de los cambios más impactantes que puedes llevar a cabo. Compra una taza de café y botella reutilizables para llevar contigo.

6. Elimina los platos congelados

La mayoría de los platos congelados contienen plástico en sus envases. Elimínalos y sustitúyelos por comidas hechas con alimentos frescos.

7. Usa una bolsa de pan reutilizable

Dile adiós a las bolsas para el pan, bolsas y cierres de papel y plástico y sustitúyelos por una bolsa de pan reutilizable.

Perfecta para reducir los residuos de plástico a la vez que garantizas la máxima frescura. También sirve para guardar el pan si lo haces en casa.

8. Elimina todas las bebidas que vengan en botellas de plástico (zumos, refrescos, etc.)

Puedes elaborar tus propios sustitutos, elige bebidas en envases de cristal con tapas de aluminio o incluso elimina estas bebidas de tu dieta por completo.

9. Usa una pajita reutilizable

Esto puede ser útil cuando estás fuera y sólo hay pajitas desechables.

Limpieza Doméstica

1. Elabora compost con tus residuos

Esto elimina la necesidad de bolsas de basura. Hay algunos productos maravillosos por ahí, como Bokashi Bin, que lo harán mucho más fácil.

La mayoría de la gente comprueba que una vez comienzan a compostar sus residuos orgánicos, se elimina la necesidad de tener un recipiente para la basura orgánica, ya que al igual que la mayoría de los demás productos que se tiran se pueden reciclar.

2. Usa aceite de clavo para limpiar el baño (mata el moho)

3. Limpia las superficies con agua y vinagre

Esta es una fantástica alternativa a los limpia hogares a base de productos químicos que vienen en botellas de plástico.

4. Usa un cepillo con mango de madera y cerdas compostables para fregar los platos

5. Compra líquido de fregar los platos y detergente de lavadora a granel

Lleva tu propio envase para rellenarlo.

6. Usa una fregona con mango de metal y un cubo

Cocina

1. Sustituye las hieleras de plástico por las de acero inoxidable

No hay necesidad de sustituir inmediatamente tus hieleras. Pero si se rompen y no pueden usarse, sustitúyelas con unas de acero inoxidable.

2. Usa una batidora con vaso de cristal

Si ves que necesitas comprar una nueva batidora en el futuro, intenta optar por una con el vaso de cristal si es posible.

3. Compra envases de cristal y/o acero inoxidable para guardar la comida

Los envases de cristal también dan muy buen resultado para congelar la comida

Ropa

1. Comprar la ropa de segunda mano

Comprar ropa de segunda mano no sólo te ahorrará dinero, sino que garantiza que las prendas que compras alargarán su vida útil.

Una vez las prendas finalizan su vida útil, puedes convertirlas en trapos de limpieza que pueden lavarse y utilizarse durante muchos años.

2. Encuentra zapatos libres de plástico

Hay varias marcas que venden zapatos ecológicos sin plástico.

3. Compra ropa hecha de fibras biodegradables y naturales

El cáñamo es una fibra fantástica y de producción ecológica además de ser muy resistente

Artículos de Baño

1. Usa pastillas de jabón para las manos y para el cuerpo(sin embalaje)

Esto elimina la necesidad de comprar gel, jabón de manos y otros productos que vienen en envases de plástico.

2. Usa un cepillo para el cabello hecho de madera y con cerdas naturales

3. Usa pañuelos y papel higiénico compostables para sonarte la nariz

Esto elimina la necesidad de gastar pañuelos de papel que vienen en un embalaje de plástico. Muchos pañuelos desechables también contienen fibras de plástico y no están libres de plástico como piensa la gente.

4. Usa pastillas de jabón, harina de centeno o bicarbonato como champú

Si no tienes el tiempo o la inclinación de hacer tu propio jabón o champú, hay empresas innovadoras como Ethique son un estupendo punto de partida.

5. Compra papel higiénico libre de plástico

Who Gives a Crap es una compañía fantástica que se enorgullece de ofrecer y producir papel higiénico de forma ética, ¡incluso te lo envían a casa!

6. Usa pastillas de jabón en lugar de crema de afeitar

Las pastillas de jabón funcionan igual de bien para la mayoría de la gente. Sólo tienes que hacer espuma en tus manos antes de aplicar.

7. Compra pantalla solar libre de plástico o haz la tuya propia

Empresas como Avasol producen una pantalla solar fantástica y ecológica libre de toxinas.

8. Compra pasta de dientes sin plásticos o fabrica tu propio polvo de limpieza dental o tu pasta de dientes

9. Usa un cepillo de dientes de bambú con cabeza reciclable

10. Usa hilo dental ecológico

Intenta encontrar hilo dental que no venga en un envase de plástico. Marcas como Vomel y Le Negri son algunas opciones estupendas.

11. Encuentra lociones en envases sin plástico

12. Hidrátate con aceite de almendras

13. Usa una afeitadora con cuchillas extraíbles

Las afeitadoras de usar y tirar y los recambios de maquinillas de afeitar son dos de los mayores residuos que más contribuyen a la contaminación de plástico.

Aunque necesitas algo de tiempo para cogerlas el truco, usar afeitadoras con cuchillas extraíbles o incluso una navaja de barbero garantizan que no volverás a utilizar maquinillas desechables.

14. Usa desodorante a base de bicarbonato

15. Prueba las compresas, pañales o copas menstruales reutilizables

Actualmente hay muchas empresas que producen compresas y copas menstruales reutilizables. Un buen punto de partida es buscar en marcas como Glad Rags.

Electrónica

1. No compres CDs y DVDs nuevos

Escucha música, programas y mira películas online o descárgate música, programas, películas y juegos.

También puedes pedirlos prestados de la biblioteca o a la gente que conoces.

2. Compra artículos electrónicos de segunda mano siempre que sea posible

3. Si los compras nuevos, compra productos electrónicos que no contengan plástico siempre que sea posible.

Muebles

1. Compra muebles de segunda mano sin plástico siempre que puedas

A menudo puedes encontrar muebles gratis o de segunda mano en muy buenas condiciones.

Mascotas

1. Recoge sus desperdicios usando papel de periódico

Esto elimina la necesidad de usar bolsas de plástico. Sin embargo, si no puedes usar papel de periódico, por ejemplo cuando estás paseando al perro, nuestras bolsas para excrementos de perro 100% compostables son una excelente alternativa.

2. Usa boles para la comida o bebida de cristal o acero inoxidable

3. Elige juguetes y muebles hechos de materiales naturales

4. Compra la comida de tu/s mascota/s a granel de una tienda de piensos

5. Usa lechos naturales para el arenero de tus gatos/mascotas

Hay varias empresas que fabrican lechos naturales para el arenero utilizando serrín de madera reciclado.

6. Haz compost con los desechos de tus mascotas en tu jardín

El equipo Ensopet ha desarrollado un sistema de compostaje en casa para las mascotas y estos tipos de sistemas están también a menudo disponibles en ferreterías que venden productos de alta calidad.

Correo

1. Pon una pegatina de “No Correo Basura” en tu buzón

Esto reducirá mucho la cantidad de cartas que entran en tu buzón, muchas de las cuales contienen envoltorios de plástico. También reducirá tus residuos de papel.

2. Cámbiate a las facturas sin papel

La mayor parte de las empresas se alegrarán de que cambies a la facturación sin papel, porque también reduce sus costes.

¿Qué Significa Vivir Totalmente Sin Plástico, y Es Adecuado Para Ti?

Vivir 100% sin plástico significa que no estás comprando ningún producto hecho de plástico, que lo contenga o que esté envuelto en él.

Aquí tienes un resumen de lo que significa aplicado a tu estilo de vida:

  • Compras productos que reemplacen a tantos productos que contengan plástico como puedas.
  • Los productos que no puedes sustituir, o los dejas de usar o con tu propia alternativa casera, o puedes cultivarlos cuando proceda
  • Compras artículos sin embalaje
  • Usas bolsas reutilizables para las compras así como otros productos reutilizables
  • Compras a granel tanto como puedas
  • No usas productos de plástico cuando sales
  • Si compras productos de plástico, los compras de segunda mano y no los tiras

¿Te viene bien?

Esto significa, ¿puedes mantenerlo por un largo período de tiempo o hacer de esto un cambio permanente?

Sólo tú puedes contestar a esta pregunta y puede que sólo lo averigües una vez lo intentes. Pero probablemente ocurra esto:

Te acostumbrarás al hábito de vivir sin plástico y aunque parte de ti seguirá sintiendo el impulso de tomar el camino fácil y comprar un producto de plástico, te sentirás lo suficientemente bien con lo que estás haciendo por el medioambiente y por el movimiento sin plástico que no volverás atrás.

5 Consejos para divulgar sobre la vida “Libre de Plástico”

  1. Cuéntale a tus amigos y familiares sobre tu cambio de estilo de vida.
  2. Únete a una comunidad loca y participa en eventos de divulgación.
  3. Comparte artículos como este en las redes sociales.
  4. Empieza tu propio grupo local u online.
  5. Mantente bien informado sobre temas medioambientales.

Esperamos que esta guía te haya proporcionado la información que necesitas para empezar a vivir con menos plástico y para involucrarte en el movimiento libre de plástico.

Si has encontrado útil esta guía, es probable que alguien que conozcas también lo haga.

No dudes en compartir este artículo en las redes sociales para crear conciencia acerca de vivir sin plástico y contribuye a encauzar la salud de nuestro medioambiente en la dirección adecuada.

Deja tus comentarios